martes, 31 de marzo de 2015

En busca de la empatía pérdida

Aun no hemos entrado oficialmente en campaña política y los ciudadanos vemos como nos bombardean desde diferentes frentes un abanico amplio de formaciones que aspiran a mejorar nuestra vida, al menos eso dicen.  Todos quieren parecer próximos a nosotros y nuestros problemas. Todos se han subido al carro de las nuevas tecnologías, especialmente  las redes sociales, webs, youtubes y demás plataformas, desde nos invitan a conocer sus grandes valores y aspiraciones que quieren compartir –de repente- con nosotros. 

Los de siempre se han dado cuenta tarde que tienen que cambiar formas y maneras para no quedar fuera de juego. Tarde porque han hecho cuatro cambios de maneras pero siguen con las formas y las caras de siempre, lo que el votante percibe como más de lo mismo con los mismos. 

Los nuevos son un viento de aire fresco pero poco a poco vemos en algunos como ese viento se convierte en ventisca cada vez más turbia y menos transparente, mientras los otros invocan a valores de la época de Noveccento, algo caducos  pero dada la febril memoria histórica de este país, no resulta  raro.

Que despierte más interés Sálvame que Salvados como señala el buen Arturo, es un claro síntoma del desajuste emocional y mental de la población, un reflejo de los valores que priman en nuestra sociedad y que algunos –como han hecho siempre- quieren aprovechar para su butxaca.

En próximas semanas oiremos y veremos de todo para conseguir nuestra empatía, pero seamos conscientes de que nuestro voto determinará el futuro próximo y sus consecuencias, por lo que conviene meditarlo bien y no dejarlo al uso y abuso de quienes se aprovechan de la desafección ciudadana, o que lo han hecho antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario