sábado, 19 de diciembre de 2015

Fin de ciclo

2015 ha resultado un año muy político a todos los niveles que culmina con las elecciones generales del 20 de diciembre. A partir de estos resultados todo parece indicar un nuevo ciclo en la vida política española, veremos si para mejor.

En Calvià hemos visto un cambio en el equipo municipal tanto en caras como en formas, ahora todo será esperar a ver si se producen las realidades que nos anunciaron durante la campaña. De momento, al menos el tema Magaluf ha quedado controlado tras varios años de apatía absoluta sobre el particular. Fitur y Berlín serán las citas turísticas antes del verano para que el consistorio consolide el nuevo modelo de futuro que tiene Magaluf, en espera de ver cómo se desarrolla el verano de 2016.

En Andratx, el equipo municipal se ha visto obligado a pactar para mantener la titularidad, aunque solo durante dos años ya que los otros dos los ejercerá su socio de gobierno. De todos modos, a priori parece que la buena sintonía prevalece para beneficio de los andritxols, veremos si continúa hasta fin de la legislatura.

Los pactos políticos se han convertido en la piedra angular de la futura política, claros ejemplos tenemos en Calvià y Andratx, así como en el Govern y otras instituciones. En los próximos cuatro años comprobaremos si estamos ante una nueva forma más amplia y participativa de desarrollar política, o si por el contrario, tras un arranque rompedor se adoptan las formas clásicas de viejas políticas. En este panorama, las nuevas formaciones, o mejor dicho, sus representantes son los que tienen que demostrar que estamos ante un tiempo nuevo. Por su parte, los partidos clásicos deben reinventarse cuanto antes  para no perder un tren que ha cambiado de rumbo, velocidad y pasaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario