lunes, 15 de julio de 2019

Alfonso Rodrígurez Badal, Alcalde de Calvià



“Las construcción de VPO son una prioridad en esta legislatura”

 De nuevo en primera línea, ¿qué tres cosas quedaron pendientes y ahora terminará?Tenemos muchas inversiones ya contratadas y algunas con el proyecto redactado y con la partida presupuestada guardada, proyectadas en la pasada legislatura, como la nueva Escuela de Adultos, el Museo  Arqueológico de sa Morisca y embellecimientos urbanos. Por otro lado, también están ya en marcha las 88 viviendas de protección oficial de Magaluf que son, para nosotros, una prioridad.

¿Cuál cree que será su mayor reto en esta legislatura?Las actuaciones en vivienda protegida y social. Hemos de dar soluciones    para paliar el grave problema del acceso a una vivienda digna que también sufrimos en nuestro municipio. Para ello nos hemos   comprometido a iniciar la construcción de nuevas vpo (con el horizonte de hasta 440), y más y mejores ayudas al alquiler que ya mejoramos en  la anterior legislatura.

¿No es un problema para una gestión correcta el fraccionamiento del voto en tantas opciones políticas?
Más que para la gestión, lo es para la propia decisión del ciudadano, sobre todo cuando no hay diferencias ideológicas ni de proyecto entre    algunas de ellas y solo las separa la decisión de quién las lidera.

¿Es partidario de limitar los mandatos de los alcaldes?
¿Y de limitar en el tiempo otras actividades? Hay alcaldes, como el de Vigo, que tras 12 años de mandato han logrado el mayor respaldo obtenido en España con 20 de 27 concejalías. Creo que la limitación la han de juzgar los ciudadanos y ciudadanas, los candidatos y candidatas y los partidos.

Dígame un alcalde/sa al que admira, un modelo a segui
Acabo de nombrar a Abel Caballero, alcalde de Vigo, que obtuvo el 67% de los votos tras 12 años. En clave local, admiro la capacidad que tuvo Paco Obrador para diseñar un Calvià “a  futuro”, y la actividad y  proximidad de Margarita Nájera.

De vocación para servir a profesión para vivir. Ser político se ha convertido en una profesión en ocasiones con malos resultados por falta clara de cualificación, aptitudes o experiencia. Al margen electoral, ¿no debería haber un filtro/examen/algo para todo aquel que quiera ser político?.
A los políticos nos examina la ciudadanía para “entrar” en la actividad  política, y durante los años que estamos en el ejercicio de gobierno nosotros, en Calvià, rendimos cuentas en el Pleno y ante los vecinos y vecinas una vez al año, de forma directa en cada una de las zonas, sometiéndonos a las preguntas, críticas y dudas, sin ningún tipo de filtro. En cualquier caso, creo que la política sigue teniendo un fuerte    componente vocacional por su exigencia y la exposición pública que  conlleva. Para mí, es vocación, sin duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario